Exámenes: first round!

escritorios

Hora de estudiar, sí, sé que es feo empezar así  pero  mi madre siempre me ha dicho “la verdad por delante”.

Pues eso, vamos al lío. Estamos ya en plenos exámenes o rozando el momento del holocausto neuronal. Entiendo que no hace falta decir que la esquizofrenia paranoide de pensar que nos faltan apuntes, es a enero lo que los cupcakes a Zooey Deschanel.

Ahora que ya nos hemos hecho a la idea de que tenemos que estudiar, hemos repasado el gotelé de toda la casa y nos hemos asegurado de que salvar gatitos en el Congo no es nuestra prioridad (al menos por ahora…), llega el momento.

No llores, tranquilo, todo irá bien. Aquí estoy para ayudarte, y como no puede ser de otra forma, todo el mundo sabe que lo primero para aprobar un examen no es estudiar, ni tener los apuntes, ni siquiera saber la asignatura de la que te examinas. Lo más importante es ordenar y limpiar la habitación. ¿Cómo? Muy fácil, sigue estos simples pasos y tendrás más limpio el cuarto que una tarrina de helado en agosto:

1.    ROPA

Lo primero es respirar y no agobiarse. Empieza por asegurarte de que el montón de ropa que habita sobre tu silla no es un asesino.

monton ropa

Una vez verifiques que se trata de tela en estado inerte,  recógela y dóblala, no hace falta ni que lo hagas bien, simplemente no hagas una pelota.

2.    BASURA

Sobra decir que la papelera no es el hábitat natural del moho platanero ni (en el ¿mejor? de los casos) de los condones usados (¡¡guarro!!).

Saca la basura, a la calle, a un contenedor… al de orgánico en ambos casos.

3.    CAMA

Trata de no establecer contacto visual directo, es el enemigo. No la abraces, ni te sientes, ni dejes que la almohada te haga ojitos… ¡sé fuerte! ¡tú puedes! Y si no, imagina esto:

Acércate lo estrictamente necesario, como cuando te ponen una orden de alejamiento… ¿no tienes una? Qué raro…

Bueno, estira las sábanas pero con fuerza, nada de delicadezas que nos conocemos y acabas en posición horizontal… tú solo, y eso está feo. (¡¡Guarro!!, otra vez).

4.    MESA

Este es el peor de los tormentos, la peor de las pesadillas, más incluso que cuando un capítulo de Juego de Tronos se queda calado a la mitad

Empieza por mirar a tu escritorio de forma desafiante, que note quien manda, no te achantes.

escritorio2

Échale un par de… litros de lejía y KH7. Esta es la única solución contra los cercos de café prehistóricos y migas de Atapuerca… (¡¡Guarro!!).

Trata de eliminar cualquier distracción que se aposente sobre tu mesa, di adiós a:

–          Cualquier tipo de lápiz con colores, animalitos, dibujos o purpurina

–          Revista (sí, esa que ensalza la “bondad” de la mujer también… ¡¡Guarro!!)

–          Folio en blanco arrugado y roto que sea susceptible de tornarse lienzo.

Sobre todo, apaga, desconecta, esconde y huye de cualquier aparato electrónico:

–          Móvil

–          Ordenador

–          Tablet o IPod

–          Ebook… No, espera, si aquí no se lee (¿entonces qué hago yo aquí? Te preguntarás…)

En resumen, enciende los motores, ponte la pecera en la cabeza y arranca tu nave espacial, porque en este Mundo es imposible estudiar en condiciones…

…¿bibliotecas? ¿Seguro que quieres ir? Tú mismo… yo ya te lo advertí.

Anuncios

¡Opina libremente!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s